CÚPULAS NEUMÁTICAS, 1972

AUTOR: Jose Miguel de Prada Poole
CONSTRUIDO: Sede de los Encuentros de Arte de Pamplona en 1972.

 

BREVE DESCRIPCIÓN: La construcción de las Cúpulas Neumáticas en 1972, sede de los míticos Encuentros de Arte celebrados en Pamplona. Se trata de 11 semiesferas de 25,0 m. de diámetro y 12,0 m. altura ademas de un par de túneles y un itinerario a ningún sitio. La superficie ocupada en planta fue de 5.006 m2 (sin contar los túneles) y la superficie de cubierta de 8.500 m2 (también sin túneles). El conjunto tenía 10.300 m. lineales de soldadura que fueron ejecutados, en 9 días de trabajo, por un único operario, quien sólo necesitó tres ayudantes para mover el material.

+INFORMACIÓN: www.pradapoole.com

ENCUENTROS DE ARTE EN PAMPLONA

1ER PROYECTO FEBRERO 1.972 .

Los Encuentros de Arte de Pamplona organizados por el músico Luis de Pablo y el escultor José L. Alexanco tenían como objeto reunir una serie de artistas de todo el mundo para crear un clima estético general, de modo que los habitantes de la ciudad se sintieran implicados y arrastrados por él, participando en muchas de las obras, si ello era viable, junto con los artistas.

Invitado a tomar parte en los Encuentros, mi primer proyecto fue un intento de actuación urbanística efímera. Pretendia enlazar el ambiente disperso y diluido de los Encuentros que tenían lugar en diversos locales y espacios de la ciudad, ar-ticulándolo con el ambiente urbano y recreando un espacio que fuera un puente entre uno y otro. Este espacio, para mí, estaba claro que debía ser la Plaza del Castillo, rótula de la vida ciudadana de Pamplona.

El cambio a introducir, en este espacio público, por mi parte, debía ser más psicológico que físico. Para ello, me propuse reforzar el espacio insinuado por la propia plaza, evidenciándolo más, al resaltar el tono de la luz, la forma de producirse el sonido y evitando la fuga de dicho espacio en la tercera dimensión (hacia el ámbito abierto sobre la plaza ). Esperaba conseguir este efecto mediante la construcción de un recinto neumático transparente que, siguiendo la forma de la plaza (un cuasi rectángulo de 105 x 80 m.), recogiera el ambiente de los árboles, extendiéndose por debajo de ellos y dejando las copas fuera, al exterior, y al elevarse ligeramente, en las zonas libres de vegetación, quedara rematado en el centro por una semiesfera que remedaba el carácter singular del templete neoclásico que existe en el centro de la plaza.

La estructura neumática así concebida, estaba reforzada por una red de cables sujetos a los propios árboles, lo cual, junto con el hecho de que sus copas estuvieran fuera, hundiéndose ligeramente en las depresiones de la misma, contribuirían a darle un aspecto de irreal acolchado.

Esta primera solución cubría un espacio de 8.400 m. empleándose para ello 16.300 m 2 de film de P.V.C. de 0,3 mm de espesor y de tipo dominante transparente, con algunas zonas de blanco y amarillo.

2º PROYECTO ( MAYO 1972)

El primer proyecto, aprobado en principio por los concejales, fue rechazado posteriormente por considerarse que se perderían algunas plazas de aparcamiento durante los seis días que permaneciera montada la estructura, y por lo tanto la medida seria poco popular .

Como contrapartida, se ofreció como solución el que se pudiera hacer lo mismo pero en otro solar, segregado ya de la intensa vida urbana y en la zona donde se suelen colocar las casetas de la feria en las épocas de las fiestas populares de la ciudad.

Como insistir en el tema inicial no tenia sentido, dada la contundencia (¡) de las razones esgrimidas por la concejalía, se pensó en un proyecto alternativo. En la zona propuesta, un descampado con aspecto de vertedero, no había árboles ni plaza ni acera ni templete. Exigía una idea completamente distinta.

Dadas las características de la nueva localización, este segundo proyecto, afectado ya de una gran premura de tiempo, se pensó como un pabellón Kleenex, muy inmediato e instantáneo, sin mayores vuelos que el albergar en su interior una serie de exposiciones programadas por los comisarios, que fomentara a la vez todo tipo de actos imaginativos de carácter lúdico.

Compuesto inicialmente de cuatro unidades, iguales a la posteriormente rea-lizada, enlazadas entre sí, y reducido después a la mitad, al recibirse muy tardía-mente el plano del solar, por ser sus dimensiones menores de lo esperado, se redujo definitivamente a la cuarta parte. Y esta vez ya por falta material de tiempo en la ejecución de las soldaduras del film. La casa encargada de realizarlo no tenía ninguna experiencia en este tipo de trabajo y no se consideraba capaz de hacerlo en el reducidísimo tiempo del que disponíamos.

Constaba el pabellón de 11 semiesferas de 25,0 m. de diámetro y 12,0 m. al-tura y poseía un par de túneles – itinerario a ningún sitio, Que se comenzaron a montar, pero tampoco llegaron a conectarse también por falta de tiempo.

La superficie ocupada en planta fue de 5.006 m2 (sin contar los túneles) y la superficie de cubierta de 8.500 m2 (también sin túneles). El conjunto tenía 10.300 m. lineales de soldadura que fueron ejecutados, en 9 días de trabajo, por un único operario, quien sólo necesitó tres ayudantes para mover el material.

Las bóvedas llegaron a la obra sueltas. Cada paquete pesaba alrededor de los 300 kg. Se soldaron y acoplaron in situ, colocándose cables de refuerzos en las intersecciones, a lo largo de ¡cinco días hábiles de montaje!, que fue realizado por personas no expertas en este trabajo. La longitud máxima de la parte que se montó era de 112 m. y la anchura de 80 m. La presión de la estructura estuvo confiada a cuatro extractores helicoidales de serie, de 50 cm. de diámetro.